Fotos captadas por un profesional de la fotografía en una carrera popular (3)

En este supuesto no analizaremos el caso de las fotos tomadas y publicadas por los medios de comunicación, puesto que el régimen jurídico aplicable sería distinto y daría lugar a otro debate de derechos fundamentales implicados o en colisión. Libertad de información vs derecho a la intimidad.

Volviendo al tema central de nuestro post de hoy ¿Y si las imágenes de la carrera las capta un fotógrafo profesional que posteriormente las utiliza para publicarlas en su book de trabajos profesionales?

En principio, si no aparecen datos de personas físicas o al menos no cabe ident13960831813053ificarlas, no habría mayor problema.

Pero si cabe identificar a cualquier persona física, incluyendo menores (cuestión que analizaremos en otra entrada), entonces evidentemente se estarían tratando datos personales sin consentimiento de los interesados y además, es probable que se encuentren publicadas en internet o en el catálogo de trabajos del fotógrafo. De este modo, siguiendo con el hilo de nuestra fundamentación no sólo se estaría incumpliendo la normativa de protección de datos en relación a los principios de consentimiento y de información, sino que también se estarían cediendo a terceros de modo inconsentido ya que el book de trabajos podría visualizarse a través de internet por cualquier tercero de modo masivo.

Es en este punto cuando también podrían quedar afectados otros derechos fundamentales como el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen (Ley Orgánica 1/1982 de 5 de mayo).

Cabe destacar que ni el artículo 18.1 de la Constitución, ni la Ley Orgánica contienen definición legal de lo que debe de entenderse por imagen. De este modo, ha sido la jurisprudencia de la sala civil del Tribunal Supremo en sentencia de 11 de abril de 1987 la cual ha venido a determinar el concepto en los siguientes términos:

“Imagen es la figura, representación, semejanza o apariencia de una cosa; pero a los efectos que ahora interesan ha de entenderse que equivale a la representación gráfica de la figura humana mediante un procedimiento mecánico o técnico de reproducción, y, en sentido jurídico, habrá que entender que es la facultad exclusiva del interesado de difundir o publicar su propia imagen y, por ende, su derecho a evitar su reproducción, en cuanto se trata de un derecho de la personalidad. Aún cuando los límites de este derecho han sido siempre imprecisos y borrosos y contingentes, las más de las veces, es lo cierto que la reproducción indiscriminada y sin autorización de la persona a la que pertenezca la imagen reproducida, origina un derecho al resarcimiento por violación de su derecho a la intimidad”

Recordemos que en nuestro supuesto de hecho, se toma una fotografía de una persona física (incluso menores) participante o del público en una carrera popular.

Con carácter general, el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen es irrenunciable, inalienable e imprescriptible (Artículo 1 apartado 3).

De acuerdo a lo establecido en el artículo 7 punto 5 de la Ley Orgánica 1/1982, tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas en el ámbito de protección delimitado por el artículo 2 de la ley, entre otras, la siguiente:

La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el artículo 8.2.

La utilización del nombre, de la voz o de la imagen de una persona para fines publicitarios, comerciales o de naturaleza análoga.

Por otro lado, no se produce una intromisión ilegítima en el ámbito protegido cuando se encuentra expresamente autorizada por Ley o cuando el titular del derecho hubiere otorgado al efecto su consentimiento expreso.

 Veamos el artículo 8.2 de la mencionada norma por si cabe aplicar alguna excepción a nuestro supuesto:

Artículo octavo

Uno. […]

Dos. En particular, el derecho a la propia imagen no impedirá:

a) Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.

b) La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.

c) La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.

Las excepciones contempladas en los párrafos a) y b) no serán de aplicación respecto de las autoridades o personas que desempeñen funciones que por su naturaleza necesiten el anonimato de la persona que las ejerza.

En cuanto a la excepción del apartado a) es reiterada la jurisprudencia que dictamina que ha de ceder el derecho a la propia imagen de una persona en el ejercicio de un cargo público o de un profesional con proyección pública en deferencia a la relevancia o interés social de un acto público. Podría ser el ejemplo, pongamos por caso, si se captan imágenes de un policía municipal regulando el tráfico de una carrera popular (STS 1750/2003) o de un atleta de élite participando en la misma (STS 2222/2009).

Entendemos pues, de nuestro supuesto de hecho planteado en nuestra entrada de hoy que:

  1. No hay consentimiento expreso
  2. Se utiliza la imagen con fines publicitarios y/o comerciales
  3. No es meramente accesoria en el ámbito de un suceso o acaecimiento público (Art. 8.2)

Por lo que un uso con fines publicitarios o comerciales de la imagen de una persona, incluso de relevancia pública (STS 5230/1996), cuando existe un evidente interés crematístico y no informativo, puede interpretarse como una intromisión ilegítima en el derecho a la protección de la propia imagen.

Sea to Shining Sea

Imaginad por ejemplo una foto captada por un fotógrafo profesional de unas personas que figuran en primer plano animando a los participantes de una carrera popular y posteriormente dicha foto es incluida en el book de trabajos artísticos del fotógrafo en aras a vender la foto o captar nuevos clientes.

En todo caso, habrá de estarse al caso concreto puesto que los matices son importantes en función de los derechos fundamentales en conflicto.

[Post relacionados: (1) Las imágenes de los participantes en carreras populares (2) Fotos captadas por el público asistente a una carrera popular]

Anuncios

Acerca de Gonzalo Álvarez Hazas

es.linkedin.com/pub/gonzalo-álvarez-hazas/31/4b7/b3 Ver todas las entradas de Gonzalo Álvarez Hazas

One response to “Fotos captadas por un profesional de la fotografía en una carrera popular (3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

jsolerabogado

Reflexiones de un abogado sobre legislación tecnológica

Entre Códigos Civiles y Androides

Un punto de vista diferente sobre el mundo tecnológico

A %d blogueros les gusta esto: